Miopía

Miopía

Entre el ocaso y el amanecer se oye el eco de una voz que llama a cantar al rock n’ roll. Han pasado más de cinco lustros y ese eco sigue sonando entre muchos arnedanos a los que un nombre puso banda sonora a su juventud y marcó sus vidas: Miopía .

En la enciclopedia musical, los arnedanos Miopía han pasado a la Historia por ser el primer grupo riojano de rock que grabó un disco con temas propios, el mítico ‘Cantad al rock n’ roll’. «Es el primer larga duración en la historia de una banda riojana y el segundo disco, de pop o rock, 17 años después de aquel EP de Chema y Los Yankos», subraya Ignacio Faulín en su ‘Historia de la Música pop en La Rioja, 1956-1998’. «Esto sucedió en 1984, cuando el combo se traslada a León tras un tiempo de ensayo y composición para grabar el primer y único álbum de su carrera», apunta Francisco Gonzalo en ‘Y estalló el rock’.

Esa historia se sigue contando y cantando en Arnedo. Un recuerdo que se está haciendo documental de la mano del equipo que dirige la cineasta arnedana Beatriz María, de la productora IProducciones. El proyecto surgió de una cena de quintos y de la necesidad de los amigos Beatriz, Basilio García y José María Ochoa de homenajear a la banda. «Íbamos a sus conciertos, los veíamos en la tele. para nosotros eran como los Rolling Stones», sonríe Beatriz.

Inicialmente pensaron en preparar un montaje para Youtube. Pero un grupo que habían visto millones de españoles en el concurso ‘Gente Joven’ de Televisión Española merecía más. «Era un grupo sólido y había suficiente material para armar un documental que refleje su historia, gracias a numerosas actuaciones, recortes de prensa, archivo fotográfico, sonoro, etc.», explica.

El segundo fin de semana de abril fue el elegido para reunir, 26 años después, a Miopía: su cantante, Manolo Fernández; Toni Soldevilla a la batería; Luis Arechavaleta y Carlos Gil de Gómez, a las guitarras y Antonio Lezana ‘Bohe’, al bajo, acompañados por Javier Álamos ‘Titi’, su técnico de luces y sonido.

El estreno, en septiembre

Entrevistas a sus componentes y un rodaje en alta definición en exteriores como Santa Marina -donde tenían el local de ensayo-, el castillo y esa ‘Yasa, 22’ a la que le dedicaron una canción sumaron material al histórico. Ahora toca la labor de posproducción con el objetivo de estrenarlo en el Teatro Cervantes en septiembre.

A finales de 1980 seis jóvenes se reunían bajo el nombre de Miopía después de pasar por varias bandas como Abraham, Robinson, Paranoia y, sobre todo, el nexo común de Pléyades. Aparcaban el folk para hacer una banda de rock de sonidos setenteros, sobre todo los sinfónicos y progresivos de King Crimson, Rush. Eran los tiempos de Asfalto, Bloque, Topo, Leño. el rock que reflejaba las calles de un país en Transición y que soñaba ‘la vida mágica’.

Tras un año componiendo y ensayando, y después de estrenarse en Valtierra, se presentaban el 10 de abril de 1982 ante sus vecinos en la discoteca Kikos. Su puesta en escena, armada de efectos, iluminación y potente sonido -algo casi desconocido para los grupos de aquí en ese momento- impactó al público. Una maqueta enviada a RTVE daba sus frutos y en junio de 1982 entraban a participar en el programa dominical ‘Gente Joven’. «Fue una sorpresa total», recuerda Carlos.

Fue su gran plataforma, la que les abrió escenarios de toda La Rioja -en Nájera actuaron con Leño-, Aragón, País Vasco. Con 92.000 pesetas ahorradas de los conciertos, aprovecharon las fiestas de septiembre de 1983 para grabar su primer disco en los estudios Caskabel de León. «Allí nos cobraban a 3.500 pesetas la hora; en Madrid a 6.500.», comenta Manolo. «Grabar entonces un disco era una odisea… no lo había hecho nadie», rememora Bohe.

El 6 de enero de 1984 lo presentaron en Arnedo. Después, San Sebastián, el Morrorock logroñés. Su vida fue intensa hasta que, en 1985, varios miembros lo dejaron y otros continuaron reconvertidos en 5.30. Ahora, con el orgullo que les propicia el documental, han vuelto a colgarse los instrumentos. «Todos estábamos esperando a reunirnos», sonríe Carlos. Quién sabe si volverá a oírse el eco, el canto al rock n’ roll.

Artículo escrito por Ernesto Pascual para Diario LA RIOJA

Ayúdanos a difundir esta banda: