Motel Lázarus

Motel Lázarus

Fue en algún día perdido del verano de 2008 cuando el vocalista Manuel León (Miedo Azúl, Boncacántica), el guitarrista Álvaro García ‘Gurú’ (Tsunami, Lake Town) y el batería José Ramón León ‘Montxi’ (Smoking Adders, Lake Town) se decidieron a levantar los cimientos de un Motel en una de esas polvorientas carreteras secundarias de un polígono industrial cualquiera, alejada sin embargo de cruces de caminos donde intercambiar el alma a medianoche. El también guitarrista Miguel González (Adneyel, enBlanco) y el bajista Enrique Alcalde (Missing Soul) pasaron a las pocas semanas por recepción para terminar de cincelar el diseño de este proyecto, que al poco completó su bautizo: Motel Lázarus.

Como toda arquitectura que se precie, la edificación de esta modesta morada ha implicado un proceso largo y minucioso, de dos años de duración. Lejos queda ya el vago recuerdo de la mesa sobre la que se pusieron en los inicios aquellos nombres de grandes del rock y pop contemporáneos e históricos como Incubus, Rage Against the Machine, Porcupine Tree, U2, Led Zeppelin o Queen, como conexiones en los muy diferentes caminos de gustos e influencias de cada uno de los músicos de este Motel Lázarus. Más allá, a día de hoy y después del trayecto recorrido, probablemente la virtud que más apreciamos es el haber perfilado una personalidad propia sobre el sustrato de todos esos sonidos contemporáneos; con la que se decoran el puñado de canciones que han ido naciendo del proceso creativo templado y compartido, y las ineludibles incontingencias. La última de ellas fue la salida de Montxi en octubre de 2010, siendo reemplazado por Miguel Capellán (Theorem of Pain) a las baquetas, cerrando la formación actual.

El Motel Lázarus ha tardado dos años en escribir las primeras líneas de su historia, porque es ahora cuando abre sus puertas de forma definitiva: en marzo de 2011 salió publicado el primer single homónimo, con los temas ‘Insomniae’ y ‘El Cazador’, y enero de 2012 es la fecha prevista para entrar en el estudio a grabar el álbum debut, no sin previo paso por las tablas. Es el momento, por tanto, de dejar de lado las palabras y especialmente ese tan manoseado concepto de ‘personalidad propia’, y poner por fin la música en manos de todo aquél que desee escucharla y sacar sus propias conclusiones.

Bienvenido al Motel Lázarus, ¿desea una habitación?

Ayúdanos a difundir esta banda: