cochitamiralles

Conchita Miralles

Nace en Orán (Argelia) el 3 de junio de 1914.

Sus padres eran franceses, de origen español. Debido al trabajo de su padre, químico investigador, tuvo que trasladarse a distintas ciudades españolas, Barcelona, Madrid, Avilés. Con siete años llega a la ciudad riojana de Arnedo, ya que su padre es contratado por la firma de calzados La Cadena por el descubrimiento de un tipo de vulcanizado para las suelas de las zapatillas.

Inicia sus estudios musicales en Arnedo, trasladándose a Madrid para estudiar con el tenor catalán Lorenzo Simó, que había italianizado su apellido poniéndose Simonetti, el cual, al descubrir la belleza de su voz se dispuso a formarla.

Su presentación fue en el teatro de Calahorra, donde actuaba una compañía de zarzuela en la que iba como primera figura Maruja Vallojera. Cantó tres romanzas con la belleza de expresión que le eran características.

En 1941, contra la voluntad de sus padres, debuta como profesional en Madrid en el teatro Calderón, con Marina, que supuso para ella un gran triunfo, siendo considerada la mejor intérprete de esta obra.

Fue una de las grandes revelaciones de la postguerra española cuando la zarzuela tuvo un fugaz resurgir.

Su belleza, su voz lírico–ligera de precioso timbre, sobresalientes facultades y técnica, capaz de expresar todos los matices, un gusto exquisito y excelente presencia en escena, la convirtieron en una gran figura, conocida por el público como “el ruiseñor de España”.

Realizo diversas giras por España formando parte de importantes compañías.
Con la compañía que dirigieron Federico Romero y Guillermo Fernández – Shaw obtuvo éxitos notables en el Coliseo de los Recreos de Lisboa.

El compositor Moreno Torroba se fijó en ella cuando interpretaba ‘La flauta mágica’ de Mozart en una audición de radio en San Sebastián, contratándola en su compañía durante varias temporadas, siendo la cantante preferida del maestro.
Cantó con artistas tan notables como: Florencio Calpe, Jerónimo Meseguer, Marcelino del Llano, José Mª Aguilar, Plácido Domingo (padre), Aníbal Vela y Chano Gonzalez.

A parte de la excepcional Marina con la que debutó, caben destacar sus interpretaciones en: Katiuska; Luisa Fernanda; Doña Francisquita; Jugar con fuego; La tabernera del puerto; El rey que rabió; Los diamantes de la corona; Los sobrinos del capitán Grant y en las óperas La flauta mágica y La Traviata en las que hacia alarde de sus poderosas facultades y su dominio interpretativo.

Contrajo matrimonio con el agente artístico Antonio García Caballero, del que tuvo un hijo. El matrimonio se rompió poco más tarde debido a la intensa actividad llevada por ambos que no podían asegurar una vida de hogar, por lo que de común acuerdo decidieron separase.

En 1947 puso voluntariamente fin a su carrera siendo aún joven y gozando del favor del público. Se despidió en el Teatro de La Zarzuela con Marina, la obra que tantos triunfos le otorgó.

Se retiró a vivir en Logroño, cerca del teatro Bretón, rodeada de sus recuerdos y respetada y admirada por todos.

Fuente: Instituto Riojano de la Zarzuela

Ayúdanos a difundir esta banda: